La Fertilización in Vitro es una técnica por la cual la fecundación de los óvulos por los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la mujer. Este proceso implica el control hormonal del proceso ovulatorio para luego ser extraídos de los ovarios y posteriormente ser fecundados por espermatozoides en un medio líquido.

Actualmente IN VITRO quiere decir EN VIVO y se realiza colocando los óvulos y realizando la técnica en platos de cultivo.

Indicaciones

Se desarrolló para superar situaciones de infertilidad debido a cualquier enfermedad en la pareja, pero sobre todo en los casos de obstrucción tubárica.

Para que se tenga éxito es necesario disponer de óvulos sanos y espermatozoides que puedan fecundarlos con por lo menos un 70% o más de motilidad espermática, y una normalidad mínima de 60%.

Método

  1. Lo primordial es una buena estimulación ovárica. Con este objetivo en Clínica Montalvo se aplica un protocolo específico de bloqueo y de estimulación que es controlado constantemente por profesionales especializado. Complementariamente, se realizan estudios de laboratorios y ecografías de seguimiento
  2. Habiendo transcurrido entre 10 a 15 días de tratamiento (dependiendo si se ha seguido el protocolo médico de larga o corta estimulación), gracias al uso de un estudio ecográfico específico se identificará el día en que se puede realizar la aspiración de óvulos
  3. Después de haber realizado un lavado especial a los espermatozoides se procede a realizar la fecundación in vitro, como máximo 5 horas después de la aspiración, colocando los óvulos en un plato de cultivo con medio especial y específico se pasara a realizar la fertilización
  4. Se efectúa una revisión de la fecundación para luego realizar, en días posteriores, el control de cultivo
  5. A continuación se realiza la transferencia de los embriones
  6. Mediante la toma de una muestra, un examen de laboratorio comprobará si la paciente está o no embarazada